selección

Girasol que mira adentro

Carlos Álvarez

imagen

Código: 2238

Precio: $450 /

+envío (ver tabla)

Selección

Este disco fue seleccionado en febrero de 2020 como disco del mes.

Temas

  1. 1. Verso primero

  2. 2. Manifiesto
  3. 3. Verso segundo
  4. 4. No es tu mensaje inconcluso
  5. 5. Verso tercero
  6. 6. El elemento que cura
  7. 7. Verso cuarto
  8. 8. Girasol que mira adentro
  9. 9. Verso quinto
  10. 10. Luciérnada
  11. 11. Verso sexto
  12. 12. Ideas como semillas
  13. 13. Verso séptimo
  14. 14. Riachuelo
  15. 15. Verso octavo
  16. 16. Zamba para Bren
  17. 17. Verso final

Ficha técnica

MÚSICOS

Carlos Álvarez: piano, voz, composición y arreglos
Emma Chacón Oribe: violonchelo
Diego Barraza: viola
Iván Andrioni: bombo legüero

TÉCNICA

Grabado, mezclado y masterizado por Hernán Caratazzolo en Casa Frida en enero de 2019

GRÁFICA

Ilustraciones: Carlos Álvarez
Fotografía y arte de tapa: Brenda Avella
Diseño gráfico: Marcia Avella

FORMATO

Cajita de plástico con desplegable de 8 páginas

Sello

Club del Disco

Luego de un período de introspección, el ex contrabajista de jazz Carlos Álvarez emerge a la superficie como cantautor y pianista, con un álbum lleno de poesía y una música muy personal. Creando su propio folklore, lidera un cuarteto no tradicional y justifica así su largo silencio. Es un placer para el Club del Disco presentar en exclusiva para sus socios esta pieza de orfebrería.

Contrabajista muy requerido durante años, participante de muchos discos (varios que los socios del Club del Disco conocen muy bien) y líder de sus propios proyectos en el vasto campo del jazz argentino, hace unos años que la gente que sigue esta escena no tenía noticias de Carlos Álvarez. La lista de músicos con los que tocó es extensa, pero incluye por ejemplo a Jorge Navarro, Ligia Piro, Diego Schissi, Juan Cruz de Urquiza, Richard Nant y Alan Plachta, pero también a Alex Acuña, James Moody y Jon Seiger, sólo por nombrar algunos pocos. Por lo que su silencio no pasó desapercibido.

Lo que ocurrió fue que el instrumentista sintió que ya no quería más ser contrabajista y la única manera de cambiar era parar, dejar de tocar el que fue su instrumento por tanto tiempo. Recluido en una localidad rural no muy alejada de Buenos Aires, se concentró en la poesía, que siempre había cultivado, en el dibujo, y en el surgimiento de una nueva voz como compositior. Así le fue dando forma a esta obra que se llama Girasol que mira adentro, que consta de ocho canciones y nueve poesías que las envuelven. Su grabación, hace un año, y su edición ahora, coinciden con las cuatro décadas de vida del artista.

Toda la música, toda la poesía y los dibujos que adornan la gráfica del disco son obra de Carlos Álvarez. Es notable que predomina en la instrumentación del cuarteto que pergeñó el color oscuro de cello y viola. Junto con el piano conforman un pequeño trío de cámara que se completa con el bombo legüero, en una formación que tiene algo de folklore argentino, algo de música académica europea y también algo de jazz. Pero, básicamente, son canciones. Canciones suburbanas, de ese lugar impreciso donde terminó hace rato la gran ciudad y está comenzando el campo. Álvarez utiliza todos los lenguajes que conoce para generar un idioma nuevo.

La rítmica hace pie en la vidala, la baguala, la zamba, pero tanto desde el punto de vista melódico como armónico la relación con el folklore es mucho más compleja. Difícilmente podría escucharse esta música en los escenarios festivaleros de Cosquín o Jesús María. Las canciones tienen muchos puntos de contacto entre sí. Se trata más de una obra entretejida que de un conjunto de canciones recolectadas: todo está impregnado de una gran coherencia.

Conviene escuchar este álbum como un todo, pero Manifiesto (2) es la apertura musical y nos conmueve a la primera escucha. Parece ser la matriz del resto de la obra. La segunda canción, No es tu mensaje inconcluso (4), dedicada a Francisco Salgado, trombonista cuya vida se truncó tan joven, es otro sacudón emocional. Todo el álbum transcurre con una emocionalidad a flor de piel. De a poco empiezan a espaciarse las palabras, el canto, y son los instrumentos del cuarteto los que toman la posta. En treinta y cinco minutos se explaya Álvarez, y terminamos el disco con la sensación de haber estado de viaje.

La gráfica trae todas las poesías y es una buena guía para el oyente. Una obra conceptual de una originalidad inusual que merece mucha atención. Valió la pena la espera.

Club del Disco

 

Bookmark and Share

Comentarios

Para dejar comentarios tenés que ser usuario y estar logueado.

Ver catálogo completo:

PARA MÚSICOS

 

club@clubdeldisco.com - Se permite la reproducción total o parcial de este contenido siempre que sea con fines no comerciales, citando la fuente.
+54 (11) 4866 5965
Ciudad de Buenos Aires - Argentina